Top 10

Heinrich Himmler: La terrible vida y muerte de la mano derecha de Hitler

Aunque fue un niño débil y enfermizo, terminó convirtiéndose en uno de los hombres más fuertes y temidos de la Segunda Guerra Mundial… ¡Esta es su historia!
Maricela Flores | 23 de Mayo de 2020 | 05:34
Heinrich Himmler la mano derecha de Hitler
Foto: AP

Heinrich Himmler es conocido como el “arquitecto del Holocausto”; fue la mano derecha de Adolf Hitler y la segunda persona más poderosa del régimen nazi, pero terminó suicidándose con una cápsula de cianuro. Aquí en De10.mx te contamos su historia…

Heinrich Luitpold Himmler nació en Múnich el 7 de octubre del año 1900. Su padre era directo de un instituto bávaro, amante de la disciplina, el respeto a la autoridad y orgulloso de ser alemán. Pero su pequeño hijo, Heinrich era un niño débil y enfermizo que vivía para el estudio, además tenía miopía, por lo que no pudo cumplir su sueño de convertirse en oficial cuando estalló la Primera Guerra Mundial, así que se resignó y entró a estudiar Agronomía.

Aquí es donde nos preguntamos ¿qué pasó con el pequeño Heinrich? ¿Cómo se convirtió en un genocida? El historiador alemán Peter Longerich se dedicó a estudiar miles de documentos dejados por Himmler y elaboró un retrato completo de este personaje.  

En el libro Heinrich Himmles. Biographie, Longerich relata que cuando comenzaron las revueltas callejeras y los problemas económicos, Himmler pensó que hacía falta un nuevo orden en Alemania y se alistó a uno de los grupos nazis que comenzaron a surgir en ese entonces. Leía libros que resaltaban la supremacía aria, de esoterismo, fantaseaba con una nueva religión nórdica, etc.

Heinrich Himmler. (Foto: Wikipedia)

 

Pero cumplir sus sueños no era sencillo, pues tenía que compaginar su vida política con trabajos mal pagados y sus apuros económicos.

En 1929, Himmler se casó con Margarete Siegroth, una mujer siete años mayor que él y con quien tuvo una hija llamada Gudrun. Montaron una granja agrícola pero fracasaron. La pareja no tuvo ingresos fijos hasta 1930, cuando la crisis económica llevó al Partido Nazi al Parlamento y Himmler consiguió un escaño, pero su ascenso dentro de la jerarquía nazi fue muy lenta.

En 1925 se unió a la SS, cuatro años después fue nombrado jefe de esta organización gracias a que mostró habilidades en materia de organización, pues en este tiempo sus miembros pasaron de 280 a 52,000.

La difícil y traumática infancia de Adolf Hitler

En 1932 es nombrado jefe de Policía de Baviera y crea la Policía Política, embrión de la Gestapo. Cuando Adolf Hitler comienza a desconfiar de Ernst Röhm, su hombre de confianza, comienza a fijarse en Himmler. Es posible que el holocausto también hubiese existido sin Heinrich Himmler, pero habría sido muy distinto.

En 1939 Alemania invadió Polonia, neutralizó a Francia y arrinconó a Inglaterra. Comenzó la conquista del Este y la eliminación de judíos, tarea que Hitler le encomendó a Himmler.

Este hombre cumplía las órdenes y mataba a hombres, mujeres y niños, pues no era práctico dejar con vida a alguien que albergara sentimientos de venganza. Cientos de miles de judíos fueron llevados a campos de concentración y exterminio. En 1942, Himmler asistió a una prueba de las cámaras de gas en Auschwitz, donde los convencieron de que era el método más eficiente para “eliminar estorbos”.

Himmler visitando un campo de concentración. (Foto: Wikipedia)

 

Heinrich Himmler soñaba con que sus SS constituyeran la aristocracia del nuevo régimen, por lo que contaba con departamentos de medicina, ciencia, agricultura, economía y administración. Ya era un embrión preparado para sustituir al viejo Estado.

Himmler se convirtió en uno de los hombres más poderosos del Reich, pero su carrera seguía en ascenso. En 1943, Hitler lo nombro ministro del Interior y más tarde comandante de la Reserva. Pero el curso de la guerra cambió, los rusos ganaron en Stalingrado y la situación para Alemania se vuelve desesperada.

La paranoia de Hitler se hizo presente y sólo confiaba en sus hombres más fieles, uno de ellos era Heinrich Himmler, el cerebro frío y gris a la sombra de Fhürer. Hitler le otorgó a Himmler el mando del Ejército del Ato Rin y el del Cuerpo de Ejército deñ Vístula, pero Himmler no era un general y no tenía idea de estrategias y sus iniciativas militares eran desastrosas.

La derrota ante los rusos era inminente, así que Himmler creyó que la única posibilidad de victoria era una alianza con los occidentales. Buscó al general estadounidense Dwight D. Eisenhower, pero éste se negó a recibirlo. Cuando Hitler se entera de esta traición, despoja a Himmler de todos sus cargos.

De manera inmediata, Heinrich Himmler adopta una nueva identidad, Heinrich Hitzinger, y tras la muerte de Hitler y la caída de Berlín, trata de llegar a Baviera, pero es detenido por una patrulla aliada.

Fue de los primeros en comparecer ante el Tribunal de Nuremberg, en el que se juzgaba a los criminales de guerra nazis, pero no llegaría a los interrogatorios. El 23 de mayo de 1945, uno de los hombres más temidos de Alemania se suicidó en su celda al ingerir una cápsula de cianuro. Entre los espasmos que le provocó la cápsula, sus últimas palabras fueron “¡Yo soy Heinrich Himmler!”.

Himmler y Hitler. (Foto: AP)

Con información de xlsemanal.com y National Geograhic.

Video:

Comentarios